¿Qué es la prehabilitación oncológica?

¿Qué es la prehabilitación oncológica?

La prehabilitación es un concepto bastante estudiado pero poco usado en la práctica. Es un proceso que ocurre entre el diagnostico y el inicio del tratamiento oncológico.

Hay estudios que comparan el esfuerzo físico de una maratón, esa previa que se hace (entrenar mente y cuerpo…) para tener unos mejores resultados.


Entonces, ¿correrías una maratón sin prepararte?


Lo mismo debería pasar con el cáncer.  Posiblemente los resultados sean menores si nos preparamos física y mentalmente para el proceso que vamos a iniciar.

La prehabilitacion es un programa que tiene lugar entre el momento del diagnostico y el comiendo del tratamiento. Desde el diagnostico hasta que se iniciar el tratamiento tenemos entre 3-4 semanas en algunos casos en los que podemos prepararnos en varios aspectos:

– Nutricionistas

– Ejercicio físico

– Psicología: El apoyo emocional o psicooncología es importante durante el proceso para saber cómo manejar la ansiedad, control de las emociones, técnicas de relajación y respiración,

– Fisioterapeuta

– Médicos: El médico puede corregir aspectos como la anemia, glucemia, trabajar para modificar el estilo de vida (eliminar el tabaco y el alcohol)

El objetivo es valorar las posibles deficiencias que podamos tener para poder enfrentarnos de la mejor forma posible al tratamiento oncológico

Hasta ahora, el paciente había tenido un papel pasivo en el tratamiento del cáncer. Los médicos, los expertos en oncología, decidían sobre el tratamiento. Con la nueva mirada, los pacientes nos estamos volviendo agentes activos. Tenemos acceso a más información y podemos decidir, siempre consultando con un profesional, qué comer, qué ejercicio practicar, cómo entrenar nuestra mente,…En definitiva, complementamos el tratamiento que el equipo médico diseña para nuestro tipo de cáncer.

¿Cuánto suele durar el proceso de prehabilitación?

 

Los programas que se están estudian ahora duran entre 3 a 6 semanas y son abordados por distintos profesionales de la salud.

 

Hay programas que son abordados por un único profesional, como pueda ser un nutricionista, y otros programas que incluyen a más de un profesional implicado. Lo que se están viendo es que es más beneficioso para el paciente que los programas incluyan a varios profesionales

¿Qué beneficios nos ofrece la prehabilitacion?

Los beneficios pueden verse incluso a las pocas semanas de iniciar la prehabilitación según algunos estudios.

Principalmente, los beneficios que obtenemos de la prehabilitación son:

  1. Mejora nuestro estado físico, nutricional y mental
  2. Reduce complicaciones
  3. Reduce la estancia en el hospital
  4. Acelera la recuperación
  5. Mejora la calidad de vida

¿Esto es una realidad o un ideal? En países como Reino Unido, o Canadá, se están llevando a cabo estos programas, aunque no hay nada estandarizado. En España empieza a haber algunos estudios pero aún son aislados. Ya hay profesionales y asociaciones como la nuestra que ofrecen este servicio.

¿Qué hace un dietista-nutricionista en la prehabilitación?

Lo primero es valorar el estado nutricional, valora la ingesta calórica y de proteínas, si son necesarios suplementos, probioóticos, inmunonutrición. Los objetivos principales del dietista nutricionista para con el paciente van a ser:

  • – prevenir la desnutrición: esta relacionada con un peor pronósticos, con peor calidad de vida
  • – controlar la glucemia
  • – gestión del tránsito intestinal
  • – Conservar la masa muscular

Lo primero es hacer un cribado nutricional, que básicamente se traduce en una serie de preguntas que debe responder el paciente para valorar si existe desnutrición. El cribado nutriconal lo suele hacer el área de enfermería.

Una vez que se interpretan los datos (tipo de cáncer, analíticas, tratamiento, el segundo paso sería hacer el diagnóstico nutricional (no es el médico) y se identifica el problema nutricional que tiene el paciente por ejemplo, perdida de apetito, depresión, alteraciones del gusto.


El 3er paso sería la intervención nutricional. Una vez hemos estudiado al paciente y todo lo que le rodea, se le prescriben las pautas que son adecuadas al paciente. Es importante saber que estas pautas pueden ir cambiando a lo largo del proceso, dependiendo del paciente y de su evolución.


El último paso sería monitorizar y hacer seguimiento al paciente para adaptar continuamente

Una alimentación adecuada ayudará a nuestro cuerpo a prepararnos y recuperarnos de una cirugía, a combatir cualquier infección. Para ello, debemos alimentarnos adecuadamente para tener suficientes calorías, proteínas, vitaminas y minerales, y usar suplementos en caso de que sea necesario. Siempre a través de un experto en nutrición.


Hoy en día leemos mucho, y en ocasiones consideramos que cualquier cosa que encontremos por internet es válida. Cuidado con esto. Tengamos en cuenta recomendaciones generales, pero debemos tener en cuenta que no hay alimentos mágicos que curen o eliminen efectos secundarios. A una persona le puede ir bien una serie de alimentos y a otras no. Cada persona es única. Si tienes dudas sobre cómo alimentarte, qué alimentos te vienen bien para eliminar los efectos secundarios que estás experimentando, contáctanos y un nutricionista especializado valorará tu caso de forma individual.

En cuanto a los grupos de nutrientes:

  • – Proteínas: Con la enfermedad las necesidades proteicas aumentan, pero hay que individualizar porque depende del peso, de si nos vamos a preparar para una cirujgía, de nuestros estado de salud, 
  • Las proteínas son necesarias para fortalecer el sistema inmune y mantener la masa muscular (que se suele perder con los tratamientos) y para reducir la tasa de infecciones.
  • – Grasas: son necesarias para absorber algunas vitaminas,
  • – Hidratos de carbona: son la principal fuente de energía y la cantidad dependerá de varios factores
  • – Vitaminas y minerales: es frecuente que haya deficiencias pro el propio tratamiento.

¿Cómo incluyo este grupo de nutrientes en mi día a día?

Cualquier tipo de dieta que lleves a cabo o suplemento que quieras tomar o que te hayan recomendado deber ser supervisado por un equipo profesional, porque hay que tener en cuenta varios aspectos que son importantes para el paciente y su recuperación.

 

La nutrición es clave durante todo el proceso oncológico. Desde el inicio del diagnóstico, hasta el tratamiento para paliar la sintomatología y los efectos secundarios. En la rehabilitación también es importante ya que nos ayudará a contrarrestar algunos efectos secundarios a largo plazo que producen los tratamientos (sofocos, pérdidas de gusto, sobrepeso o osteoporosis, problemas cardiovasculares, hipertensión), mejorar la calidad de vida. Es común, que al año del tratamiento se produzcan deficiencias nutricionales, malabsorción, y realizar un seguimiento y tener control de la nutrición tras el tratamiento es importante.

 

Resumiendo, la prehabilitacion es un conjunto de intervenciones que incluye una alimentación saludable, adecuada y personalizada, y que incluye la práctica de ejercicio físico adaptado al paciente, recibir atención emocional, descansar y eliminar hábitos nocivos. En definitiva se trata de aprovechar el tiempo que tenemos entre el diagnostico hasta el tratamiento para mejorar nuestra salud en varios aspectos y prepararnos para el tratamiento. Y ahora, ¿correriás una maratón sin prepararte?

Víctoria Góngora
Víctoria Góngora

Nutricionista especializada en oncología
Colaboradora CECCEG

Recomendaciones para enriquecer la alimentación durante el tratamiento oncológico

Recomendaciones para enriquecer la alimentación durante el tratamiento oncológico

¿Cómo debemos alimentarnos si estamos en tratamiento oncológico?

 

Es importante que un especialista en nutrición vea tu caso concreto y pueda aconsejarte de forma particular. Sin embargo, podemos darte algunas recomendaciones generales a tener en cuenta.

 

Ante todo lo más importante es mantener una alimentación lo más variada dentro de lo posible, y tomar diferentes tipos de verduras, frutas, legumbres, cereales integrales, frutos secos, pescados, etc.De esta forma será más fácil conseguir el aporte adecuado de nutrientes.

 

 

Como las necesidades energéticas y de nutrientes están aumentadas, y por otro lado llegar a los requerimientos nutricionales es más complicado por la propia enfermedad y tratamientos, es recomendable seguir una serie de pautas para enriquecer los platos, como añadir alimentos con gran carga nutricional en poco volumen:

 

En purés, cremas: leche en polvo, semillas, frutos secos crudos o tostados, huevo, queso, aceite de oliva virgen extra, patata, aguacate.

 

En batidos: leche en polvo, semillas, frutos secos crudos o tostados, fruta deshidratada, yogur natural entero, aguacate, chocolate negro.

 

En guisos de legumbres: aceite de oliva virgen extra, huevo, patata.

 

En verduras cocidas: aceite de oliva virgen extra, huevo, queso, salsa con harina integral y leche.

 

En pescado y carnes: salsa con harina integral y leche, aceite de oliva virgen extra, salsas con frutos secos crudos o tostados.

 

En pastas y arroces: queso, aceite de oliva virgen extra, semillas, frutos secos crudos o tostados, huevo, salsas con harina integral y leche, salsas con frutos secos crudos o tostados.

 

 

¿Tienes alguna duda?

 

Escríbemos a hola@contraelcancercambiaelguion.org con tus dudas y agruparemos todas vuestras preguntas para realizar un webinar sobre los temas que más os interesen.

 

 

 

Contra el Cáncer Cambia el Guion

91 051 59 65

Nutrición y Cáncer de Ovario

Nutrición y Cáncer de Ovario

El 8 de mayo es el día Mundial del Cáncer de Ovario. Según la Sociedad Española de Oncología Médica, en España el cáncer de ovario es una de las principales causas de muerte por cáncer en mujeres tras los tumores de mama, pulmón y colorrectal. Se estima que en 2020 se diagnostiquen 3.645 casos de cáncer de ovario en nuestro país. Datos que van en aumento año tras año.

 

Nos hemos sentado con la oncóloga y nutricionista Rocío Fonseca para conversar con ella sobre alimentación y cáncer de ovario en este podcast.

 

La doctora Fonseca responderá a las siguientes preguntas:

  • – ¿Hay estudios que relacionen la alimentación con el desarrollo de este tipo de cáncer?
  • – ¿Hay alimentos que previenen el cáncer de ovario?
  • – ¿Qué tipo de dieta consideras beneficiosa para una mujer en tratamiento?
  • – ¿Qué les sueles recomendar a las pacientes que van a tu consulta y que han sido diagnosticadas con cáncer de ovario?

Escuchar podcast

https://www.ivoox.com/nutricion-cancer-ovario-audios-mp3_rf_50817875_1.html

Para los que queráis saber más información sobre la Dra. Fonseca Vallejo, podéis visitar su web www.drafonsecavallejo.com.

La alimentación influye en el desarrollo y tratamiento del cáncer

La alimentación influye en el desarrollo y tratamiento del cáncer

Nos hemos sentado con la Dra Paula Jimenez Fonseca para resolver algunas dudas sobre alimentación y cáncer. Paula es oncóloga médica del servicio de Oncología Médica del Hospital Universitario Central de Asturias en Oviedo desde 2004, especializada en tumores digestivos, tumores endocrinos, nutrición, neutropenia febril y trombosis. Con una amplia experiencia en el tratamiento del cáncer y más de 220 publicaciones en revistas, es autora de los libros «Comer para vencer el cáncer» y «Remedios naturales para síntomas» (Ed. Nobel).

¿Puede una dieta saludable reducir el riesgo de desarrollar un cáncer?

El papel más importante de una dieta saludable está en la prevención, antes de tener un cáncer un estilo de vida saludable ayuda a prevenirlo. El 40% de los canceres se deben a agentes ambientales y, por tanto, a causas evitables. 33% se atribuyen al tabaco, 12% al consumo de alcohol, 9% a una dieta inadecuada y 5% a la obesidad.

 

 

¿Existen unos hábitos de vida saludable que puedan prevenir el cáncer?

No se trata solo de seguir una dieta sino de cambiar el hábito y conocer que el beneficio se produce después de años ingiriendo alimentos saludables.

 

La dieta mediterránea es el prototipo de dieta saludable y se basa en 5 pilares: 1) verduras, 2) frutas, 3) legumbres, 4) cereales y 5) que el aporte de grasas provenga sobre todo de las grasas saludables presentes en el aceite de oliva virgen crudo y el pescado azul cocinado sin rebozar ni freír, al horno o plancha.

Estos alimentos estrella de la dieta se listan en el punto 5 de 12, del código europeo contra el cáncer (enlace: https://cancer-code-europe.iarc.fr/index.php/es/):

 

– Consuma gran cantidad de cereales integrales, legumbres, frutas y verduras.

 

– Limite los alimentos hipercalóricos (ricos en azúcar o grasa) y evite las bebidas azucaradas, bollería industrial y precocinados.

 

– Evite la carne procesada, mollejas, bacón, salchichas; limite el consumo de carne roja y de alimentos con mucha sal, embutidos.

 
 
¿Cómo influyen la obesidad y el sobrepeso en el riesgo de sufrir cáncer?
 

Uno de cada cuatro españoles padece obesidad que es un factor de riesgo conocido para desarrollar un cáncer y de ahí que en código europeo contra el cáncer la 1ª recomendación es no fumar, la 2ª no beber alcohol y la 3ª, mantener un peso saludable. 

 

La obesidad aumenta hasta en un 50% el riesgo de cáncer de mama y de útero en mujeres postmenopáusicas y de carcinoma de riñón.

 

La ingesta de bollería industrial y de alimentos procesados bajos en nutrientes y ricos en azucares refinados junto con el sedentarismo es lo que favorece la ganancia de peso. Mientras que la actividad física y la dieta rica en verduras y frutas ayuda a controlar el peso.

 

Por su parte, las conocidas como “dietas milagro” que se publicitan indicando que con ellas se pierde mucho peso en poco tiempo suelen estar desbalanceadas. Además, algunas suprimen las verduras y frutas para lograr más perdida de agua en la que son ricos estos alimentos y así se pierde peso, pero no tanto grasa.

 

Estas dietas son en general tan restrictivas que es difícil mantenerlas en el tiempo con el efecto rebote posterior.

 

La dieta saludable, la mediterránea nos ayudará a adelgazar sin pasar hambre puesto que las verduras, cereales y frutas, base y centro de la alimentación, por su alto contenido en fibra, tienen poder saciante y pocas calorías.

 
 
Y una vez el cáncer ya ha aparecido, ¿cómo puede ayudarnos la alimentación? ¿Qué consejos le daría al paciente oncológico al respecto?
 

Una vez que el cáncer ya ha aparecido el papel de la dieta en su remisión es menor que el papel que tiene en la prevención del cáncer. Una buena alimentación complementa a los tratamientos del cáncer al contribuir a que el paciente se mantenga fuerte.

 

Un alimento que no debe faltar en pacientes debilitados o con dificultad para la ingesta es el batido con incluya un yogur, una pieza de fruta, alguna verdura, una cucharadita de aceite. Los purés de verduras, zanahoria, calabaza o calabacin con carne, pescado o huevo son muy socorridos porque permiten mayor aporte de alimentos que los alimentos enteros, se digieren bien y son de fácil ingesta.

 

El realizar algo de ejercicio físico cada día o los días que el paciente se encuentre mejor ayuda a mantener la musculatura y la vitalidad.

 

Los zumos naturales, caldos caseros e infusiones favorecen la hidratación y se toleran mejor que el agua sobre todo cuando el paciente siente naúseas o vomita.

 
 
 

Agradecemos la colaboración de la Dra. Jimenez Fonseca por mostrarnos su punto de vista basada en su experiencia y estudios sobre el cáncer y nutrición.

 
 

¿Tienes alguna duda?

 

Escríbemos a hola@contraelcancercambiaelguion.org con tus dudas y te llamaremos o daremos respuesta a tus dudas a través de redes sociales. 

Deja tus comentarios