Una nueva forma de entender el cáncer

¿Qué es la prehabilitación oncológica?

Categoría: Apoyo emocional, Ejercicio físico y cáncer, Nutrición oncológica personalizada

La prehabilitación es un concepto bastante estudiado pero poco usado en la práctica. Es un proceso que ocurre entre el diagnostico y el inicio del tratamiento oncológico.

Hay estudios que comparan el esfuerzo físico de una maratón, esa previa que se hace (entrenar mente y cuerpo…) para tener unos mejores resultados.


Entonces, ¿correrías una maratón sin prepararte?


Lo mismo debería pasar con el cáncer.  Posiblemente los resultados sean menores si nos preparamos física y mentalmente para el proceso que vamos a iniciar.

La prehabilitacion es un programa que tiene lugar entre el momento del diagnostico y el comiendo del tratamiento. Desde el diagnostico hasta que se iniciar el tratamiento tenemos entre 3-4 semanas en algunos casos en los que podemos prepararnos en varios aspectos:

– Nutricionistas

– Ejercicio físico

– Psicología: El apoyo emocional o psicooncología es importante durante el proceso para saber cómo manejar la ansiedad, control de las emociones, técnicas de relajación y respiración,

– Fisioterapeuta

– Médicos: El médico puede corregir aspectos como la anemia, glucemia, trabajar para modificar el estilo de vida (eliminar el tabaco y el alcohol)

El objetivo es valorar las posibles deficiencias que podamos tener para poder enfrentarnos de la mejor forma posible al tratamiento oncológico

Hasta ahora, el paciente había tenido un papel pasivo en el tratamiento del cáncer. Los médicos, los expertos en oncología, decidían sobre el tratamiento. Con la nueva mirada, los pacientes nos estamos volviendo agentes activos. Tenemos acceso a más información y podemos decidir, siempre consultando con un profesional, qué comer, qué ejercicio practicar, cómo entrenar nuestra mente,…En definitiva, complementamos el tratamiento que el equipo médico diseña para nuestro tipo de cáncer.

¿Cuánto suele durar el proceso de prehabilitación?

 

Los programas que se están estudian ahora duran entre 3 a 6 semanas y son abordados por distintos profesionales de la salud.

 

Hay programas que son abordados por un único profesional, como pueda ser un nutricionista, y otros programas que incluyen a más de un profesional implicado. Lo que se están viendo es que es más beneficioso para el paciente que los programas incluyan a varios profesionales

¿Qué beneficios nos ofrece la prehabilitacion?

Los beneficios pueden verse incluso a las pocas semanas de iniciar la prehabilitación según algunos estudios.

Principalmente, los beneficios que obtenemos de la prehabilitación son:

  1. Mejora nuestro estado físico, nutricional y mental
  2. Reduce complicaciones
  3. Reduce la estancia en el hospital
  4. Acelera la recuperación
  5. Mejora la calidad de vida

¿Esto es una realidad o un ideal? En países como Reino Unido, o Canadá, se están llevando a cabo estos programas, aunque no hay nada estandarizado. En España empieza a haber algunos estudios pero aún son aislados. Ya hay profesionales y asociaciones como la nuestra que ofrecen este servicio.

¿Qué hace un dietista-nutricionista en la prehabilitación?

Lo primero es valorar el estado nutricional, valora la ingesta calórica y de proteínas, si son necesarios suplementos, probioóticos, inmunonutrición. Los objetivos principales del dietista nutricionista para con el paciente van a ser:

  • – prevenir la desnutrición: esta relacionada con un peor pronósticos, con peor calidad de vida
  • – controlar la glucemia
  • – gestión del tránsito intestinal
  • – Conservar la masa muscular

Lo primero es hacer un cribado nutricional, que básicamente se traduce en una serie de preguntas que debe responder el paciente para valorar si existe desnutrición. El cribado nutriconal lo suele hacer el área de enfermería.

Una vez que se interpretan los datos (tipo de cáncer, analíticas, tratamiento, el segundo paso sería hacer el diagnóstico nutricional (no es el médico) y se identifica el problema nutricional que tiene el paciente por ejemplo, perdida de apetito, depresión, alteraciones del gusto.


El 3er paso sería la intervención nutricional. Una vez hemos estudiado al paciente y todo lo que le rodea, se le prescriben las pautas que son adecuadas al paciente. Es importante saber que estas pautas pueden ir cambiando a lo largo del proceso, dependiendo del paciente y de su evolución.


El último paso sería monitorizar y hacer seguimiento al paciente para adaptar continuamente

Una alimentación adecuada ayudará a nuestro cuerpo a prepararnos y recuperarnos de una cirugía, a combatir cualquier infección. Para ello, debemos alimentarnos adecuadamente para tener suficientes calorías, proteínas, vitaminas y minerales, y usar suplementos en caso de que sea necesario. Siempre a través de un experto en nutrición.


Hoy en día leemos mucho, y en ocasiones consideramos que cualquier cosa que encontremos por internet es válida. Cuidado con esto. Tengamos en cuenta recomendaciones generales, pero debemos tener en cuenta que no hay alimentos mágicos que curen o eliminen efectos secundarios. A una persona le puede ir bien una serie de alimentos y a otras no. Cada persona es única. Si tienes dudas sobre cómo alimentarte, qué alimentos te vienen bien para eliminar los efectos secundarios que estás experimentando, contáctanos y un nutricionista especializado valorará tu caso de forma individual.

En cuanto a los grupos de nutrientes:

  • – Proteínas: Con la enfermedad las necesidades proteicas aumentan, pero hay que individualizar porque depende del peso, de si nos vamos a preparar para una cirujgía, de nuestros estado de salud, 
  • Las proteínas son necesarias para fortalecer el sistema inmune y mantener la masa muscular (que se suele perder con los tratamientos) y para reducir la tasa de infecciones.
  • – Grasas: son necesarias para absorber algunas vitaminas,
  • – Hidratos de carbona: son la principal fuente de energía y la cantidad dependerá de varios factores
  • – Vitaminas y minerales: es frecuente que haya deficiencias pro el propio tratamiento.

¿Cómo incluyo este grupo de nutrientes en mi día a día?

Cualquier tipo de dieta que lleves a cabo o suplemento que quieras tomar o que te hayan recomendado deber ser supervisado por un equipo profesional, porque hay que tener en cuenta varios aspectos que son importantes para el paciente y su recuperación.

 

La nutrición es clave durante todo el proceso oncológico. Desde el inicio del diagnóstico, hasta el tratamiento para paliar la sintomatología y los efectos secundarios. En la rehabilitación también es importante ya que nos ayudará a contrarrestar algunos efectos secundarios a largo plazo que producen los tratamientos (sofocos, pérdidas de gusto, sobrepeso o osteoporosis, problemas cardiovasculares, hipertensión), mejorar la calidad de vida. Es común, que al año del tratamiento se produzcan deficiencias nutricionales, malabsorción, y realizar un seguimiento y tener control de la nutrición tras el tratamiento es importante.

 

Resumiendo, la prehabilitacion es un conjunto de intervenciones que incluye una alimentación saludable, adecuada y personalizada, y que incluye la práctica de ejercicio físico adaptado al paciente, recibir atención emocional, descansar y eliminar hábitos nocivos. En definitiva se trata de aprovechar el tiempo que tenemos entre el diagnostico hasta el tratamiento para mejorar nuestra salud en varios aspectos y prepararnos para el tratamiento. Y ahora, ¿correriás una maratón sin prepararte?

Víctoria Góngora
Víctoria Góngora

Nutricionista especializada en oncología
Colaboradora CECCEG

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.