Testimonio de Lola

Oct 14, 2019

Mi nombre es Lola y me apetece compartir mi testimonio para que los que a veces pensáis: «¿y por qué esta mujer se mete a realizar está tarea tan difícil y complicada pudiendo dedicarse a otras cosas?».


Mi vida era maravillosa, la palabra cáncer la conocía de lejos y un día me encontré que al padre de mis hijos, sin más, le daban 6 meses de vida. Yo no podía comprender nada, ni siquiera pensar, es más, me alejé todo lo que pude y me sumergí en una profunda depresión, pensaréis… ¡que egoísta!, pero no pude estar ahí, no quería ver su deterioro y el de mis hijos que sufrieron hasta el final la enfermedad de su padre.


Una semana antes de irse me llamó y me pidió que, por favor, me recuperase, porque mis hijos me necesitaban. Estuve en la cama incontables días, pero finalmente me puse manos a la obra. Primero fue buscar un empleo, me citaron para una formación en la empresa Navarro Garoé, para el Sorteo de Cruz roja. Allí me encontré con gente muy joven y al terminar la campaña, empezó otra que no esperaba, sobre la lucha contra el cáncer. Agaché la cabeza y muy avergonzada dije que sí, ya que alguien muy cercano había fallecido de cáncer, me preguntaron que de qué tipo y no supe contestar… para mí cáncer solo había uno!!!! desconocía lo que está palabra abarcaba.


Salí de allí pensando que si yo era capaz de salir a la calle a hablar sobre el cáncer, superaría mi miedo y me perdonaría por haber sido tan cobarde.


Así que empecé y desde el primer día y por cada libreta que vendí o calendario, mandaba un beso a ese gran padre, pero después de un tiempo empecé a ver qué mi ayuda tenía que ser para el enfermo actual, sobre todo esos niños y sus familias, ellos me han dado una lección de vida. Ahora mi trabajo es recaudar fondos para estas familias que salen del paso de manera increíble con a penas para un bocadillo o un café, con niños en brazos porque no tienen sillas o con familiares que pierden su empleo por cuidar de sus hijas. Vidas destruidas pero con una fuerza tremenda y una bondad… ¡¡¡¡Gracias!!!!
¡¡¡¡Mil Gracias!!!!


Ahora sé lo que debo hacer cada día, ojalá muchos se animen a hacer esto que hacemos: luchar contra el cáncer y actuar sobre todo, actuar. No sirve con escuchar.


Mis felicitaciones a Andrea Mompó por esa entrega incansable y por su nuevo proyecto maravilloso.

En mi cielo no caben más ángeles. Lola.